Reportaje especial de feminismo @ Chilango

En 2019 y lo que va de 2020, la violencia de género en CDMX alcanzó nuevos máximos, según las estadísticas oficiales.

Paralelamente, el activismo feminista se ha ido fortaleciendo y no deja de crecer, en un fenómeno que parece irreversible.

Los casos de Fátima e Ingrid Escamilla han vuelto a poner el dedo sobre la llaga: los feminicidios no paran y se cometen en condiciones más violentas. Ellas no han sido las únicas y sus historias no se pueden contar a partir de estadísticas.

Para explicar, a quien aún no lo entienda, por qué la rabia de miles de mujeres, platicamos con integrantes de diversas colectivas feministas, quienes tiraron uno a uno los argumentos de los que todavía no salen del "wey, la pared".

También entrevistamos a especialistas en temas de género y masculinidades tóxicas, así como a funcionarias públicas, para saber en qué punto estamos en cuanto a políticas públicas y qué sigue después de tomar las calles.

Hicimos diversas solicitudes de transparencia y revisamos datos oficiales, pero regresamos al principio: la violencia de género no se puede medir en números, porque las víctimas son madres, hijas, hermanas, amigas, primas, compañeras, y muchas de ellas ya no están, las mataron.

#NoSomosInvisibles es la declaración de muchas mujeres que se rehúsan a seguir en silencio y que definen al feminismo como una revolución. El Día Internacional de la Mujer y el paro del 9 de marzo han puesto los reflectores, pero el combate a la violencia de género no es tema solo de un mes.

Ir al sitio especial sobre feminismo

Fuente: Chilango